jueves, 8 de marzo de 2012

¿COINCIDENCIAS ?

Para Miroslav, al que las coincidencias no pasan desapercibidas.


Acabábamos de conocernos en España, él alemán, yo francesa. Doy fe de que los enamorados son bobos. " Soy narcisista, dijo, adoro el verde de tu ojos, el castaño dorado de tus bucles." " ¿ A qué se debe esta bonita cicatriz en tu barbilla ?", pregunté. " A un accidente en la sierra austriaca. Conducía un amigo. Nos caímos en un barranco. Vi la muerte de cerca. Estuve un mes en un hospital. Así me salvé de la mili." "Deja de emularme. Yo también pensé que había llegado el fin de mi historia en unas circunstancias muy parecidas. Conducía una amiga. Nos caímos en un barranco de la sierra de Málaga." "Es obvio que estamos hechos el uno para el otro. " A los tres meses estábamos casados.

Más tarde, descubrimos que padecíamos de la misma miopía del ojo derecho y de la misma presbicia del ojo izquierdo. Préstame tus gafas es un ruego muy común entre nosotros.

"Mañana, 21 de mayo, es el cumpleaños de mi padre, recuérdame que lo llame", dije yo con mi alemán de principiante. "'Mi padre' no, dijo, 'tu padre', debes decir 'tu padre', así es correcto". "Maldita lengua alemana, me volverá loca, no entiendo nada, dije en inglés, mañana es el cumpleaños de MY father." "¡ Anda ! del mío también ". Nos miramos asombrados.

Mi grupo sanguíneo es A, mi Rh negativo. " En este caso, hay que averiguar cual es el Rh del padre de la criatura, dijo el ginecólogo. Si es positivo, un segundo embarazo será problemático." Pronto llegó el resultado. " Nunca en 30 años de experiencia profesional en ginecología me he topado con tal coincidencia. Los dos tienen la misma sangre. Miren, hasta los subgrupos son idénticos. A rh = negativ = Anti-D- (cc*dd ee)." " No, Doctor, no es coincidencia, es que hemos nacido el uno para el otro."

Colorín, colorado y éste no es un cuento y hasta hoy no ha acabado.

* Aquí falta un guión a lo Atman encima de cada "c".

26 comentarios:

Lansky dijo...

No debistéis casaros, ¡sois hermanos, no os dais cuenta! Bueno, bromas aparte, me gusta mucho ese recuerdo de 'préstame tus gafas' (P. y yo no tenemos tantas cosas en común, por fortuna: a ella el faltan casi todas la smalas mías)

Sergio DS dijo...

Tengo la teoría de que las casualidades no existen, la causalidades sí.

Lansky dijo...

esa teoría no es tuya, no afstidies, Sergio

C.C. dijo...

Jaaa, Lansky, la idea de que mi suegra podría ser mi madre, me horroriza.

Este es el secreto, tienes razón, son los caracteres opuestos los que mejor se llevan.

C.C. dijo...

Sergio DS, bienvenidos, tanto tú como tu sutil respuesta a mi pregunta inicial. Y no importa que no sea tuya. Y si es tuya, ¿ con quién "coincides" entonces ?

C.C. dijo...

Sergio, no puedo entrar en tu blog.¿ O es que no tienes ?

Grillo dijo...

¡ Qué bueno !

Realmente, conocieéndoos a los dos se nota que parecéis hechos el uno para el otro.

Que os dure mucho.
Besos

Ātman dijo...

Pero mientras no se pueda desentrañar el origen de una causalidad, es correcto hablar de casualidad. Y la suma de casualidades que cuentas, CC, las creo, pero parecen increíbles.

Voy a lanzar mi comentario y veo que tienes lo de las dos palabritas del robot.

C.C. dijo...

Jolín, a mí también me aparecieron en mi primera respuesta de hoy. Ahora mismo no.

Claro que es difícil creerlo, pero os aseguro que os cuento la pura verdad. Grillo es mi testigo.

Encontrar el fenómeno causante, ahí está el quid de la cuestión.

C.C. dijo...

Gracias, Grillo.

Te diré (es un secreto entre tú y yo) que el ruego que más a menudo dirijo a mi marido es "ponte mis gafas" siempre que simula no encontrar una cosa para que se la busque yo.

Grillo dijo...

Y otra casualidad muy curiosa, C.C. es que tu marido y mi exmujer son prácticamente monosilábicos.
En condiciones normales o sociales son de muy poquito hablar.
La mía con dos copas es tronchante.

Miroslav Panciutti dijo...

Coindidencias tan llamativas como las que cuentas no son precisamente de las que pasan desapercibidas, ni siquiera al más despistado.

Cuestión distinta es interpretarlas. En vuestro caso, de todos modos, parece que sí, que estábais hechos el uno para el otro.

Mi experiencia me dice que el "éxito" de una pareja requiere de un mínimo de "coincidencias", pero quizá no demasiadas. Aunque, claro, éstas no son suficientes, se requiere otro ingrediente que poco tiene que ver con el tipo de cosas que cuentas.

Muy bonito el post. (Y ahora eres tú quien nos obligas a demostrar que no somos robots).

C.C. dijo...

Sí, Miroslav, se requieren muchas cosas. Sobre todo una enorme porción de paciencia.¡Ja!

No sé cómo ni con qué derecho me cambiaron la configuración de mi blog. Desde luego no fui yo. Ahora debería estar reparado.

C.C. dijo...

Grillo, ya que R y yo somos de caracteres totalmente opuestos ¿ quieres decir que hablo mucho ? ¡ Qué mal amigo eres !

Grillo dijo...

No, no, C.C., no quiero decir que hables mucho en el mal sentido, sino que eres una gran conversadora.

Antonio de Castro dijo...

Sabía lo de la caída por el barranco de Málaga porque lo habías contado en un comentario de otro blog (creo que el de Grillo) y me había impactado.
Curiosas y llamativas casualidades. Yo también creo que muchas veces son los caracteres opuestos los que mejor se entienden.
Lo del accidente de tu marido debió de ser muy duro, pero, aparte de eso, supongo que un mes en el hospital merece la pena si así te puedes librar de la mili.
Un saludo.

C.C. dijo...

Grillo vacilón, no me merezco tus elogios pero siempre me gustan.

Sí, Antonio, ya había contado mi accidente para contaros que no hubo pánico, ni miedo, ni nada raro, sólo algo parecido al pesar o quizá a la tristeza por acabar tan joven.
En cuanto a mi marido, no sé si la mili no le hubiera venido bien (es broma).

Vanbrugh dijo...

Como alguien ha dicho ya, creo que para que una pareja funciones son necesarias tanto las coincidencias como las discrepancias. Deben compartir algunas cosas y complementarse en otras. ¿En cuáles? Ah... Si fuera tan fácil saberlo, no sería tan difícil conseguir que una pareja funcione.

En cualquier caso parece que vosotros habéis dado con la combinación exacta, o con una de ellas. Enhorabuena.

Lansky dijo...

Después de pensármelo un poco, a la luz de lo que cuentas de tu experiencia y revisando las mías, creo que se trataría de coincidir en lo esencial y diferenciarse en lo accesorio, pero, claro, qué es lo esencial y qué lo accesorio…

C.C. dijo...

Esta bien claro que las bobadas de enamorados, tipo color de los ojos o similitud del grupo sanguíneo no son base para un matrimonio feliz y duradero. Nuestras coincidencias no son más que una anécdota fuera de lo común y por lo tanto digna de ser contada.

A la pregunta de Lansky, se me ocurren espontáneamente dos puntos esenciales para el buen funcionamiento (no me gusta esta palabra en este contexto pero no encuentro otra) de una larga relación de pareja :
1) No domines a tu pareja. No permitas que te domine.
2) No intentes conocerla a fondo. Déjate sorprender.

Luego están todas las decisiones importantes como pudo ser la nuestra de venirnos a vivir a España. No fue difícil puesto que los dos somos amantes de este país. Yastá ¡ otra coincidencia ! ¿ Será posible ?

Lansky dijo...

He vuelto con retraso a ver si había más comentarios y he leído este último tuyo. Estoy completamente de acuerdo con esos dos puntos esenciales que señalas para el buen funcionamiento de la pareja: no domines ni seas dominado, y no pretendas conocerlo todo del otro/a: sorprende y déjate sorprender.

Un abrazo

Emma dijo...

Atracción genética. Quizá la ciencia deba estudiaros.

Antonio de Castro dijo...

Hola, C.C. Ya esta solucionado el problema tecnico en mi blog.
Un saludo.

C.C. dijo...

OOOOh, Emma, que alegría volver a verte por aquí. Es Madrid la que no te deja tiempo para los blogs ¿verdad? Menos mal que
Grillo me dio noticias tuyas, me alegré oír que estas bien. Besito.

C.C. dijo...

OOOOh, Emma, que alegría volver a verte por aquí. Es Madrid la que no te deja tiempo para los blogs ¿verdad? Menos mal que
Grillo me dio noticias tuyas, me alegré oír que estas bien. Besito.

Emma dijo...

Gracias C.C! Madrid me ha tenido muy ocupada, aunque ahora veo que eres tú la que no actualizas demasiado!
Tengo nuevo cuentito en mi blog, si te apetece.
Un beso!