domingo, 29 de enero de 2012

TRIBULACIONES DE UNA CHILENA EN CHINA*

A mi amiga Denise, la conocí gracias a un "chat" de adictos al sudoku. Intercambiamos y seguimos intercambiando tonterías elogiosas sobre nuestra velocidad  mental. Denise es de origen francés pero vive en Chile desde su más tierna infancia. Acaba de mandarme un correo electrónico contándome un episodio durante un viaje por China, el que me ha divertido mucho.

Aquél día Denise se fue de excursión en barco con su marido por el  lago de l'Oeste donde se ubica Hangzhou, la ciudad más admirada por Marco Polo. El comandante anunció, en chino y en inglés, una escala de 20 minutos en cierta isla, una de varias en el recorrido. Puesto que su marido no quiso bajar en ésa, decidió ella dejarlo solo a bordo con su "cartera" y su cámara para así caminar más libremente por el hermoso lugar. Una vez en tierra, miró hacia atrás para mandarle un hola a su marido con un gesto grácil de mano pero se quedó estupefacta viendo la pasarela levantada y el barco alejándose del muelle. " ¡¡¡ Socorroooo, help, mi cartera, mi cámara, mis joyas de la corona, paren enseguida, stop at once, uuuuuh, oooooh!!!", grito saltando y gesticulando hasta que la vio la tripulación que hizo marcha atrás para volver a embarcarla.

Indignada, se metió con el comandante, los stewards y todo el mundo, chillándoles su poca vergüenza de chinos. Los taconazos de sus botas de vaquero del Lejano Oeste sacudieron el barco con fuerza, asustando al mismo diablo, y sus ojos, lanzando llamas, paralizaron  a todos los que se encontraron de paso hasta su cometido. Su marido, muy traspuesto por la actitud de su querida esposa (Denise dice "cobarde"), se retiro discretamente a la cabina como si no la conociese de nada. Cuando ella quiso retomar su sitio sobre el puente, ahí su rabia llegó a su punto de climax : un chino ocupaba su asiento. "Levántese, ande, ande, este es MI sitio. This is my seat. Aúpa, aúpa", grito con gestos adecuados al apoyo. El señor comprendió y se levantó sin más. Entonces fue cuando las mujeres presentes, asiáticas todas, montaron un barullo infernal de gritos, de risas, de aplausos. Denise tuvo que posar para varias fotos en grupo con esas damas que no paraban de admirarla. Y, en un inglés de primaria de colegio, ellas le explicaron que en China una mujer logre hacer levantar a un hombre de un asiento, eso era una proeza tremenda.


Denise, una heroína en China.

Tengo una cuñada, originaria de Shanghai, que me ha contado cosas espeluznantes acerca del machismo chino. Su primer marido, por ejemplo, la hacía andar por la calle detrás de él a un metro de distancia. Cuando se cruzaba con conocidos, ella debía guardar la misma distancia, y nunca era presentada. Quizá un día os cuente cómo, mientras ella preparaba una tesis en química, Mao Tsé Tung la mandó a los arrozales durante dos años, separada de su marido, con un bebé atado en la espalda y otro pequeño a su lado, andando en el agua hasta las rodillas. ¡Ah, qué bonita la revolución cultural !

* Título descaradamente emulado de  Jules Verne

28 comentarios:

Grillo dijo...

Hay anécdotas que parecen nimias y no lo son para nada. Esta es un retrato muy sutil del viejo machismo chino... tan peculiar.

Miroslav Panciutti dijo...

¿Tu amiga Denise fue la única que bajó del barco? A ver si no entendió bien el mensaje de la megafonía. En todo caso, tengo por curiosidad saber cómo justificaron los tripulantes ese intento de abandono en tierra. En cuanto al machismo chino, que desconozco, me recuerda mucho al islámico.

Lansky dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ātman dijo...

Bueno, nosotros las dejamos caminar a nuestro lado pero a veces nos da por asesinarlas. Con esto quiero decir que me parece muy bien criticar esas mentalidades desde nuestro punto de vista tan arcaicas —¿de antes de ayer?—, pero no entiendo muy bien porqué debemos siempre exigir que todos marchen a nuestro ritmo y me invade la triste sospecha de que ese tipo de descalificaciones tienen un trasfondo xenófobo.

C.C. dijo...

Ja, Miroslav, detallista, lo sabía.Sabía que esta laguna en mi relato te iba a disgustar. No lo mencioné, primero para no alargar el post, y segundo porque me interesa más la reacción de las mujeres que el quid pro quo que tan justamente intuyes. Ahí va la explicación en exclusivo para ti :
resulta que aquél barco era uno de toda una flota de barcos asumiendo el servicio de transporte con una cadencia de 20 minutos. Lo que se anunció fue la posibilidad de bajar a tierra y volver a subir 20 minutos más tarde a otro barco con la misma ruta. Denise se enteró de su error, supongo que en la próxima parada o de vuelta al hotel donde pediría explicaciones.

C.C. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
C.C. dijo...

Perdona, Atman, pero fueron las mujeres chinas las que exultaron. Fue mi cuñada china la que me contó con lagrimas el comportamiento de su ex marido. La opresión y la desigualdad nunca pueden tener fundamento disculpable, ni en la religión, ni en las costumbres étnicas.

En un punto estamos de acuerdo tú y yo : a nosotras también nos da por asesinar a nuestra pareja de vez en cuando o quizás más a menudo que a vosotros.

Vanbrugh dijo...

La opresión y la desigualdad nunca pueden tener fundamento disculpable, ni en la religión, ni en las costumbres étnicas. Magnífica respuesta. La mala conciencia de los occidentales está muy bien y no le faltan motivos: pero si se traduce en mirar con indulgencia las obvias barbaridades que pueden cometer otras culturas, con el pretexto de que son 'rasgos culturales' diferentes que no tenemos derecho a juzgar, empieza a tocarme las narices. No porque haya occidentales (de ambos sexos, efectivamente) que asesinan a sus parejas dejamos de poder denunciar el machismo, sea chino, musulmán o nuestro.

Ātman dijo...

Se podría decir que los que piensan como vosotros cuidáis que los pueblos atrasados no se hagan daño entre sí y los que piensan como yo, que no seamos nosotros los que les hagamos ningún mal (como por ejemplo quitarles el velo a cañonazos).

Vanbrugh dijo...

Para preocuparte tanto por ellos, la expresión "pueblos atrasados" me resulta un tanto chocante. Se podría decir, creo yo más bien, que considero mis iguales a todos los seres humanos y no veo ningún motivo para no pretender de cualquiera de ellos lo que pretendo de mí.

Ātman dijo...

Sí, sí, Vanbrugh. Pero acuérdate lo de la doble vara de medir, tan exigente con los demás y tan blandita para con nosotros mismos. Mira, primero cerremos Guantánamo acabemos con las guerras y el hambre en el planeta y después hablamos del velo islámico, las pobres mujeres chinas o lo que tú quieras.

Vanbrugh dijo...

Mira, yo ni tengo abierto Guantánamo ni lo puedo cerrar. Mi vara de medir es exactamente igual para todo el mundo. Si es malo ablandarla para uno mismo y hacerla exigente para los demás, no es mejor lo contrario, que al parecer es lo que quieres hacer tú. -Sin contar con que Obama o mi vecino de enfrente no me parecen más 'yo mismo' que los chinos o los árabes. ¿No es algo sospechosa tanta insistencia en hablar de 'los otros', 'los pueblos atrasados' y otras expresiones convenientemente distanciadoras? ¿Quién es, al final, más xenófobo?- A mí no se me ocurre absolutamente ningún motivo por el que deba preocuparme más ni antes de que se cierre Guantánamo que del velo islámico o de las pobres mujeres chinas. Para lo que me ocupa la resolución de cualquiera de estos problemas la verdad es que puedo perfectamente ocuparme, o dejar de hacerlo, de todos ellos al mismo tiempo y con la misma energía. Cada uno tiene sus prioridades y la tuyas me parecen muy respetables. En cambio no me parecen ni evidentes, ni universales, ni obligatorias.

Grillo dijo...

Se empieza a calentar la cosa.

Cualquier disrcriminación racial es imperdonable, bárbara.

Supongo que también lo es la estulticia porque suele venir 'por defecto'.

C.C. dijo...

Grillo, estamos hablando de la discriminación de género. ¿ A ella te refieres cando hablas de la "estulticia (= necedad) por defecto" ?

Atman, releyendo tu comentario del 31.01., me pregunto si entendí bien (secuelas de mi español rudimentario). Con"...a veces nos da por asesinarlas",¿ te referías a la exasperación que nosotras provocamos en vosotros los hombres o al delito de asesinato real ?

C.C. dijo...

Atman, te prometo que el día que sea testigo de una barbaridad machista por nuestras latitudes ( o que me la cuenten), la publicaré en este blog.

Lansky,¿ por qué quitaste tu comentario del 30.12. ?

Grillo dijo...

Sí, C.C. Me refería a la estupidez, pero no apuntaba a nadie de aquí. Claro.

:)

Ātman dijo...

Veo, Vanbrugh, que te ha llegado al alma que me refiera a esos pueblos como atrasados. Para mí es una evidencia que la humanidad marcha con múltiples velocidades. No vivimos los mismos tiempos históricos un yanomano, un musulmán o un occidental. A la cabeza marchan los USA que en el último siglo nos ha sacado algo de ventaja a los europeos, pero los occidentales del primer mundo somos la vanguardia cultural, económica y militar. Y yo siempre le exigiré más al que más sabe y más puede.

Al delito real; y ya lo sé, CC, que no había mala intención en el tema de tu post. Yo simplemente quería advertir la posibilidad de que por defender a las mujeres de ciertas partes del tercer mundo estemos cometiendo algo que pudiera tener perversos resultados.

Vanbrugh dijo...

No me ha llegado al alma ni a ningún otro sitio. Simplemente, mostrar como tú haces una comprensiva indulgencia con defectos de otras culturas que en la nuestra nos resultan inadmisibles me parece una enorme falta de respeto para con esas culturas, un paternalismo injustificable en todo equiparable a la peor de las xenofobias.

Vanbrugh dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Ātman dijo...

Disiento de lo que dices, Vanbrugh. Para mí ser paternalista es justamente todo lo contrario. Si yo me desentiendo de las injusticias que se cometen culturalmente en algún lugar, se me podrá llamar insensible o que cerrando los ojos me convierto en cómplice de esas prácticas, pero nunca se me podrá acusar de paternalista, al menos tal como yo entiendo esa palabra.

Vanbrugh dijo...

Hombre, ya me imagino que disientes. Si no disintieras, es decir, si a ti también te pareciera paternalista tu postura, supongo yo que no la mantendrías.

Yo no puedo evitar que juzgar las prácticas de otras culturas con un rasero distinto del que usamos para juzgar las de la nuestra, de tal manera que encontremos, por ejemplo, más disculpable el machismo chino o musulmán que el nuestro propio, me parezca implicar la consideración de que las mujeres chinas y musulmanas son menos dignas que las occidentales de ser tratadas con respeto, o de que sufren menos que ellas -¿'están acostumbradas'?- cuando se las discrimina, o que los hombres chinos y musulmanes son menos capaces que los occidentales de tratar con respeto a sus mujeres, o que su cultura es menos capaz que la nuestra de elaborar un concepto de respeto que cumpla nuestras expectativas, -¿'demasiado elevadas para ellos'?- o que, en general, es menos importante, o menos grave, que tengan lugar lo que objetivamente son injusticias y discriminaciones en los ámbitos chino y musulmán que en el ccidental.

No puedo explicarme de otro modo que se mire con indulgencia en chinos y musulmanes, siempre siguiendo con el ejemplo, lo que no nos la merece en los occidentales. Es, objetivamente, -creo- un desprecio hacia esas culturas, a las que no se considera capaces de llegar a nuestros altos niveles de exigencia. Igual que un padre no considera tan grave que su hijo de tres años dé patadas a las visitas como que fuera su mujer la que hiciera tal cosa. Es decir, exactamente, paternalismo. La tolerancia hacia la mala conducta de alguien a quien no se considera capaz de conducirse bien, o, peor aún, a quien no se considera capaz de considerar lo bueno y lo malo igual que nosotros.

Y no soy capaz de imaginarme cuáles son los 'perversos' resultados' que pueda tener el defender a las mujeres, sean de la parte del mundo que sean. De lo que no me cabe duda es de los perversos resultados, esos sí que segurísimos, que tiene el no defenderlas.

Ātman dijo...

Lo del paternalismo me viene muy bien para explicarme. Y sí, mira por dónde, a lo mejor soy paternalista y no lo sabía. Creo que al igual que los niños, las civilizaciones están en constante evolución, como dije antes cada una a su ritmo y en su nivel. Comprender cual es el nivel de cada una de ellas nos hace tener un trato más fino, lo que se traduce en un mayor respeto. Entonces yo me sitúo por encima de esas “culturas atrasadas”, comprendo cual es su actual estado evolutivo y actúo con indulgencia sabiendo que crecerán. Al indígena que sigue practicando el canibalismo, la reducción de cabezas o los sacrificios humanos los perdono, aunque me cuidaré muy mucho de no caer en sus garras, claro. O sea, un poco como me vienes diciendo tú. Y quizás no sea la mejor forma de verlo, pero sin duda es mejor que el exterminio a que normalmente se someten a esos pueblos, piénsese en las barbaridades cometidas tras el descubrimiento de América o la actual guerra contra el terrorismo islámico.

Vanbrugh dijo...

Siento decírtelo pero, históricamente, tu modo de ver las cosas, muy extendido y popular en los ilustrados siglos XVIII y XIX, ha sido no solo perfectamente compatible con la explotación y diezmo de los pueblos así de paternalistamente considerados, sino su eficaz apoyo teórico. El colonialismo depredador que convirtió, por ejemplo, el Congo Belga en un terrible campo de exterminio, -y toda África en un infierno no mucho mejor, que aún no ha conseguido salir de esa condición- se justificaba exactamente en esos términos, los de las 'culturas atrasadas' sobre las que se 'velaba' mientras se 'hacían mayores'. A mí se me ocurren pocas faltas de respeto peores.

Personalmente hace años que huyo de cualquier explicación del mundo en términos de 'pueblos', 'culturas', 'naciones' y otros sujetos colectivos a mi juicio absolutamente engañosos, y perfectas coartadas para planteamientos como el tuyo, solo que peor intencionados y de consecuencias conocidamente catastróficas.

Los sujetos que creo que existen y los únicos de los que yo quiero hablar son los seres humanos, considerados como personas individuales, con todas las circunstancias sociales, culturales y económicas que quieras, pero individuos, individualmente responsables cada uno de su conducta individual.

Y como no hay ningún ser humano que considere inferior a mí, sea yanomani, musulmán, chino o noruego, no veo ningún motivo para no atribuir a ninguno de ellos los mismos deberes que me atribuyo a mí mismo, del mismo modo que les reconozco los mismos derechos.

Ātman dijo...

Pues no te digo que no. Pareces tenerlo muy claro, yo lo “siento” muy claro pero no lo tengo tan claro. En fin, seguiré rebuscando alguna solución que me satisfaga plenamente. Os deseo un buen fin de semana a todos, y que no paséis demasiado frío

Antonio de Castro dijo...

Me sorprende que las mujeres que había allí aplaudieran la actitud de tu amiga, porque suponía que la discriminación era tal que hasta estaba asumida por las discriminadas. El post me ha hecho recordar cuando, hace unos años, vi a un chino abofeteando a la que debía de ser su mujer o su novia a dos pasos de la plaza de la Ópera. Lo peliagudo de la situación era que la chica no intentaba marcharse sino que era él quien la rechazaba: ella lo seguía y el tipo se giraba y le pegaba varias bofetadas tremendas (sonaban como suena al dar una patada a un balón de cuero), le gritaba y se marchaba de nuevo, y ella iba detrás hasta que él volvía a pegarle. Supongo que por eso los que pasábamos allí nos quedamos parados mirando pero sin saber muy bien qué hacer. Al final avisé a unos policías que había frente a la ópera, pero no me quedé para ver cómo resolvían la situación.

C.C. dijo...

Jaaa, Antonio, una escena muy parecida presencié el año pasado aquí, en este pueblo tranquilo y pacífico. Con la diferencia de que obviamente estaban colgados los dos. Él la pegaba a hostias hasta hacerla caer al suelo pero ella volvía a levantarse y chillarle groserías.Tuve que gritar para que me oyera: "¡Mujer, cállate ya que te va a matar" . "¡ Vete a tomar por c...!" me contestó ella.Pero, mira, tuvo su efecto positivo pues se fueron los dos juntos como si no hubiera pasado nada.

Grillo dijo...

Antonio y C.C.,

lamentables brutalidades que se siguen viendo a diario en los medios con resultados de muerte.

¿No cambiará eso nunca ?

Antonio de Castro dijo...

Precisamente aquí acabo de leer un relato muy bueno relacionado con ese problema, al que el autor da un enfoque muy original:
http://elalmadifusa.blogspot.com/2012/02/superheroe.html